¿ERES FETICHISTA?

La mayor parte de las personas actualmente activas en su sexualidad, ignoran el fetichismo, algunos, nunca habían escuchado o leído de este tema; pues bien, el fetichismo es una de la gran gama de parafilias, que existen en el mundo de la sexualidad, consiste en la excitación de forma erótica y la facilidad que le da al individuo una cosa u objeto para llegar al orgasmo.
Fetiche
En entrevista con el psicólogo clínico, David Torres, pudimos conocer que gran parte de los seres humanos somos fetiches, al señalar que es clínicamente normal que un hombre o mujer se excite sexualmente al ver, oler, tocar o escuchar algo.

“Hay que saber diferenciar el diagnóstico del fetiche, porque puede ser que un hombre se excite con una peineta, una mascada con el olor del perfume de la mujer, eso seria una conducta normal, ya que casi a todos nos pasa, sin embargo el fetichistas se excita fácilmente, por ejemplo, con ropa interior usada, los pies y los zapatos de una mujer, o llegar solo a sentir placer y llegar al orgasmo viendo sangre o violencia”, comentó.

¿Por qué un ser humano se vuelve fetichista?

El psicólogo Torres, comentó que la mayor parte de las personas fetichistas, son por haber tenido alguna experiencia relacionada con el sexo en su infancia, desde una película, una imagen sexual de los padres o algún adulto, o simplemente experimentó su necesidad de llegar al placer máximo, ayudado por un objeto o situación, y eso se da, por la incapacidad de hacerlo por sí solo por alguna represión psicológica.

El fetichismo llega a ser una enfermedad cuando estas acciones se repiten de forma frecuente, y pasan de ser una acción para la ayuda de la excitación, a un ritual obligado para alcanzar el clímax sexual.

“Cuando una persona es fetiche, necesita tener el objeto, por ejemplo, una liga del cabello mientras se masturba para llegar al orgasmo, o en su defecto si el hombre está obsesionado con las pantimedias, forzará a la pareja a portarlas mientras estén en el acto sexual”, así lo señaló David Torres, como un ejemplo de una personas fetichista.

Dentro de la Psicología Clínica, explicó Torres, existe un cuadro llamado el DSM IV, donde se catalogan, los diferentes tipos de fetichismos; “los más comunes y hasta cierto grado aceptables es el excitarse por una cierta parte del cuerpo: manos, pies, caderas, senos, glúteos, labios (en el caso de los hombre hacia las mujeres) y en el otro caso, son los brazos, las piernas, el torso, los glúteos, las partes más excitantes; también se tiene el fetiche de la ropa de cuero, tacones de aguja, objetos relacionados con la menstruación, las esposas o lazos, disfraces, etc.”.

En la psicología, existen teóricos que expresan que el fetichismo no controlado, es el principio de una parafilia, como la necrofilia (sexo con cadáveres), pedofilia (sexo con niños), menstruofilia es decir, tener sexo con mujeres en su periodo, u objetos relacionados a ello.

Cabe señalar que el psicólogo clínico, David Torres, especificó que cuando un objeto de atracción sexual, se convierte en un fetiche y se vuelve un artículo indispensable para alcanzar la satisfacción plena, llega a perjudicar, no solo la vida sexual individual, sino la relación de pareja, la vida laboral y social de la persona fetichista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s